Gremios rechazan alza de kilovatio de Electricaribe

POR: 

LUPE MOUTHÓN MEJÍA
Rechazo generó en diferentes sectores de la ciudad el incremento en el servicio de energía que deberá enfrentar la región a causa de los altos costos de generación en Colombia.
El incremento del 7,53% en el precio del kilovatio de la tarifa final anunciado para noviembre por la empresa Electricaribe ha generado rechazo y preocupación en los diferentes gremios de la ciudad.
El costo unitario (kilovatio) de la tarifa pasa de $389,69 vigente en octubre de este año a $419,02 en noviembre con una diferencia de $29,33.
El alza que fue anunciada por EL HERALDO en la edición del pasado sábado, tiene su origen, según explica Electricaribe, en los mayores costos de la generación y el aumento del precio del kilovatio en la bolsa de energía, donde la empresa debe comprar el 22% de su demanda.
La alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, calificó este aumento como “totalmente inaceptable” y que es una medida que afecta directamente la competitividad de la ciudad. “Evita que una región que ha realizado esfuerzos inmensos por cerrar brechas sociales, luego de un abandono histórico, pueda salir adelante”, añadió.
Habrá recortes
De acuerdo con la presidenta de la Asociación Nacional de Medianas y Pequeñas Empresas, Acopi, Rosmery Quintero, este tipo de aumentos lleva a que los empresarios comiencen a pensar en recortes de personal, de inversiones y en frenar los planes de expansión. “Lo último en lo que piensan los industriales es en subir los precios para no perder a sus clientes, pero podrían hacer recortes de personal”, sostuvo la dirigente.
Indicó que cuando no hay estabilidad en materia de servicios públicos con tarifas justas y apropiadas, no hay estrategia empresarial que se pueda aplicar. Recordó que el sector productivo de la región no solamente deberá asumir el alza en la tarifa de energía sino también en la del servicio de gas natural.
Igualmente las industrias que compran su energía en la bolsa, están enfrentando los altos costos, señaló.
El presidente del consejo directivo del Comité Intergremial del Atlántico, Fernando Pertuz, aseguró que esta situación es preocupante y que generará un impacto en los costos de producción del sector industrial. “Estamos esperando la respuesta de la Creg sobre el gas y ahora estamos frente a un aumento en la energía, otra vez la industria de la Costa se ve afectada”, agregó.
Hoteleros esperan baja de utilidades
El aumento en la tarifa de energía para el sector hotelero de la Costa Caribe se traducirá en una caída en sus utilidades, así lo afirmó el presidente seccional de Cotelco, Mario Muvdi.
El dirigente aseguró que no habrá aumentos adicionales de las tarifas hoteleras para final del año, pero que el gremio verá reducidas sus ganancias. “Las tarifas hoteleras bajan, pero los servicios como el gas y la energía suben”.
Aseguró que es un momento crítico para todos los sectores económicos de la región. “Hay negocios que comprar energía en la bolsa porque supuestamente era más rentable, pero ya vemos que estos precios han subido”, indicó.
Recordó que para el gremio hotelero hay un factor adicional que los afecta y que es una vieja lucha que vienen dando, ya que deben hacer una contribución del 20% de la tarifa de energía al ser considerados un negocio comercial y no como industria.
Subirán precios
El presidente seccional de la Unión Nacional de Comerciantes, Undeco, Orlando Jiménez, dijo que el sector que representa su gremio depende en gran medida del servicio de energía. “Estamos preocupados porque las tiendas, las panaderías y negocios similares necesitan la energía para la cadena de frío para mantener sus productos y también en los procesos de elaboración”.
El gremio asegura que el aumento en lo que va del año en la tarifa de energía ya supera el 20% y que se verá reflejado en una subida de precios.
En el caso de las panaderías  el panorama es desalentador ya que el servicio de gas natural también aumentó a lo que se suma la devaluación que ha encarecido sus insumos que en su mayoría son importados. “Esperamos que el Gobierno tenga en cuenta las peticiones que ha hecho el sector, como subsidiar la harina de trigo, porque el pan es un producto fundamental en la canasta familiar”, aseveró.
Impacto directo
El director de desarrollo sectorial de la Federación Nacional de Comerciantes seccional Atlántico, Fenalco, Ray Miller Rincón, asegura que el sector comercial es uno de los más golpeados. “Se podría asegurar que el comercio se afecta más que la industria, porque allí se pueden implementar procesos de eficiencia energética a los procesos de producción, pero los costos de comercialización son fijos y no se puede disminuir el consumo”, agregó.
El gremio considera que Electricaribe debió aplicar mayor eficiencia en sus procesos de compra de energía y evitar que se presentara lo que sucede actualmente y no trasladar los sobrecostos a los usuarios.
Los comerciantes que venden productos refrigerados son los más afectados al igual las peluquerías, restaurantes y similares. Al igual que al gremio hotelero, a Fenalco le preocupa haber quedado por fuera de la exoneración del impuesto de contribución que recibió la industria y que representa un pago del 20% del consumo del energía.
“Que cumplan generadores”
Asoenergía, gremio de empresas consumidoras de energía, afirmó que el fenómeno de El Niño se debe afrontar respetando las reglas del juego establecidas en la normatividad del sector eléctrico colombiano, que dice que los consumidores deben pagar en la tarifa de electricidad un “Cargo por confiabilidad”  para asegurar el suministro de energía en condiciones de baja hidrología, como la que se está presentando en Colombia. María Luisa Chiappe, presidente ejecutiva de Asoenergía, dijo que: “En los últimos 5 años todos los consumidores, residenciales y comerciales, hemos pagado por Cargo por Confiabilidad USD4,800 millones de los cuales USD600 millones han llegado directamente a las plantas que funcionan con combustibles líquidos. Por ello lo mínimo que esperamos es que cumplan con el compromiso de garantizar la oferta de energía en circunstancias como las actuales”. El gremio señala que el cargo por confiabilidad es un seguro contra la escasez de energía, diseñado para garantizar la oferta en condiciones de baja hidrología. “Encontramos inaceptable que a la hora de cumplir con su obligación, las empresas que recibieron el cargo por confiabilidad argumenten que no están en condiciones financieras para honrar  su compromiso”, agregó.