En San Juan protestan por falta de agua

En San Juan protestan por falta de agua
Por: Jesús Eduardo Ariño Fragozo
jesusearino@hotmail.com
Después de 25 días sin el servicio de agua, habitantes de los barrios La Esperanza y Buenos Aires, del municipio de San Juan del Cesar, protestaron frente a la empresa Aguas del Sur, ente encargado de prestar el servicio a la población.
Alrededor de 30 personas, encabezadas por el presidente de la Junta de Acción Comunal del Barrio La Esperanza, José Gregorio Argote y entre los que se encontraban padres y madres de familia, desesperados porque no tienen agua para satisfacer sus necesidades básicas, llegaron a las oficinas de la empresa gritando arengas y con facturas en mano alegaron que no los cancelarían, porque en los últimos meses el servicio se ha prestado en forma deficiente.
El señor José Gregorio Argote dijo “protestamos porque Aguas del Sur nos está negando lo que no se le puede negar un ser humano, que es el agua, además son los únicos barrios de San Juan que no tiene agua y esto es una injusticia porque allí hay muchos niños y adultos mayores, que tienen que hacer sus necesidades fisiológicas al aire libre y tememos una epidemia”.
Otra señora que estaba en la multitud, inconforme, manifestó que están sufriendo calamidades y que tienen que arrear baldes desde los barrios vecinos o comprar el preciado líquido para mitigar un poco la sequía.
Por su parte, los funcionarios de la empresa prestadora del servicio, que se encontraban en la oficina, (fontaneros y secretaria), ya que el gerente Juan Camilo López, está de vacaciones y el encargado estaba viajando, dijeron que ellos no estaban autorizados para tomar decisiones, pero se comunicaron con sus superiores y éstos les indicaron que cerraran las válvulas ubicadas en el barrio 20 de Julio para poder suministrarles el servicio a los quejosos.
Esta situación, según los funcionarios de la empresa, se debe a que desde hace varios días dos sedimentadores se encuentran fuera de servicio y por eso, el caudal de 160 litros por segundo se redujo a 110, perjudicando a barrios periféricos, como la Esperanza, que se encuentran en la parte norte del municipio en una zona alta.
Los habitantes del barrio aceptaron explicaciones, pero afirmaron enfáticamente, que si al día de hoy no se había restablecido el servicio, se tomarían la planta de tratamiento.